Hoy hemos tenido día de rodaje del programa previo de la temporada para Esport3 con invitados de lujo: Marc Gené y Vicenç Aguilera. Ambos muy grandes en sus facetas.

Con Vicenç Aguilera coincidí en Seat Sport cuando disputamos el Mundial de Rallyes. ¡Qué ilusionante época! Se consiguieron muchas cosas, pero siempre me quedará la sensación de que se podrían haber logrado muchas más. Fue un gran hito levantar una estructura para convertirse en constructores en el exigente Mundial de Rallyes WRC de la época. Vicenç era el responsable máximo del equipo y del proyecto y era el que defendía a capa y espada como podía el proyecto de Seat Sport ante los alemanes, que en esa época ya controlaban Seat por los 4 costados. Pero con alemanes o alemanes (redundancia, pero es que aún no se han ido), Seat Sport sigue abierto y a un buen nivel, por lo que hay que estar orgullosos de todos y de todo lo que se ha realizado en los muchos años de historia del departamento de competición. Fueron 3 mundiales fantásticos.

Los rallyes eran -las asistencias de ahora ya parecen de circuitos- toda una aventura. Furgoneta cargada de herramientas (cada uno con la suya), recambios (caja con turbo y caja con el cambio y diferencial), mecánicos y a tumba abierta para llegar a tiempo a la asistencia. El auténtico rallye lo hacíamos nosotros. Afortunadamente, las normas han evolucionado y ahora es impensable realizar las locuras que antaño (siendo suaves, ahora creo que tendríamos -250 puntos en el carné de conducir).

En los rallyes, si llovía te mojabas, si nevaba te congelabas, si había polvo (dígase de las muy pequeñas que se levantan del suelo y flotan en el aire) te quedabas hecho un cromo y si hacía calor sudabas la gota gorda, aunque nada como cambiar un turbo cuando el coche llegaba calentito para entrar en calor. Los circuitos para los señoritos. ¡Vaya escuela! Mucho aprendí de los rallyes y en los rallyes.

Precisamente en Australia empecé con Seat Sport, hace ya más de 15 años. Queda esta foto que tengo colgada en mi habitación. Un equipazo! En las carreras hay que intentar tener pocos amigos cuando se trabaja, pero sí en el momento en el que se cruza la puerta, y en Seat Sport hice muchos.

Pero vuelvo que se me va: hoy programa previo del Mundial 2015 en TV3. Ponerse delante la cámara siempre impresiona –afortunadamente-, pero en este tipo de programas en los que hay que interactuar con grafismos, imágenes y otros artefactos tecnológicos, siempre termino por ponerme nervioso y no estar satisfecho del resultado. Estar rodeado de grandes profesionales de televisión me permite tener siempre un salvavidas al lado incluso cuando no lo he pedido aún. Un lujo!. Hoy he pasado dos veces por delante la cámara en directo; la típica del novato, del novato torpe, claro. No hay día que se aprenda algo. ¡¡¡¡Siempre por detrás Albert!!!! (lecturas precipitadas, al margen, please) . En la TV todo está controlado, incluso el peinado! Mi peluquero de toda la vida de Olot ya no me ve el pelo (este era fácil). Aquí me corta el pelo la misma persona siguiendo un patrón marcado para cada uno de nosotros. Sí, hay un catálogo con fotos mías de entre presidiario o de “mi primera comunión”. La única diferencia perceptible del año pasado a este son… la canas, que no las cañas (Ahhhh!!!! Eso me recuerda que no pasearme por el Madrid de los Austrias me ha alejado de uno de mis vicios favoritos: el cañismo). Después del maquillaje, el peinado y los últimos consejos, al ruedo ¡torero!.

TV3 Maquillaje

TV3 Maquillaje

Mañana salimos pronto, muy pronto. Levantarse a las 6 de la mañana para ir a TV3 salir a las 7.30 para ir al aeropuerto y hacer los trámites de facturación y embarque. Como siempre, intentando conseguir las preciadas plazas de la salida de emergencia para poder descansar las piernas: la excusa de que me duele la espalda no cuela y la de poner cara de bueno como buscando la complacencia del señor/a de detrás del mostrados no es seguro de éxito. Veinte horas interminables horas de avión por delante y en turista, claro. Tengo mucho para leer y muchos apuntes que tomar de cara al fin de semana. Paciencia y un buen copazo de vino para sentir los efectos de estar a 10.000 metros de altura y no estarlo, a la altura, claro. #másganasdeF1 Albert