El pasado fin de semana hemos tenido una evidencia más de que el motorsport es uno de los deportes más globales del planeta. La participación de Alonso en Indianápolis nos ha demostrado, una vez más, que hay vida más allá de la F1. Dos mundos diferentes que lo seguirán siendo.(+)