Era un miércoles de verano. Pero no era miércoles cualquiera y ni mucho menos un verano como los demás. Acababa de aterrizar en el Aeropuerto de O’Hare en Chicago para afrontar una aventura en mayúsculas que se cuajó en un abrir y cerrar de ojos. En la puerta me esperaban mis admirados Juan FK […]